El conocimiento necesario para contraer matrimonio

El estudio de las causas de nulidad matrimonial muestra un general desconocimiento de la esencia y naturaleza misma del matrimonio. Así lo revelan muchos libelos y las declaraciones de las partes en los procesos de nulidad matrimonial.

Por: Lic. Andrés C. Viesca

Defensor del Vínculo en el Tribunal Interdiocesano de México
Es por desgracia frecuente que los cónyuges manifiestan que se casaron por la Iglesia por considerar la ceremonia litúrgica, tan solo como una parte de la celebración del matrimonio; o por cumplir una rutina social y seguir la tradición; por costumbre familiar, presión social o los deseos y exigencias de los padres o de la pareja. Aceptan que no conocieron bien la esencia del matrimonio sacramental, ni le dieron la debida importancia el conocerlos y aceptarlos.

En algunas causas se argumenta que las pláticas prematrimoniales que tomaron fueron breves o muy ligeras, relativas a una sana convivencia conyugal, comentan las experiencias de personas o matrimonios voluntarios que lo imparten, limitados a veces solo a dar consejos útiles y prácticos. No entran al fondo al no explicar con claridad las propiedades y fines esenciales del matrimonio, propios del derecho natural, que se dan por ya sabidos. No se refirieron a la naturaleza sacramental del matrimonio canónico, piedra angular y fundamental de la relación conyugal y de la familia.

Una preocupante mayoría declara que consideraron las pláticas o curso, aún los que fueron completos y bien impartidos, como un simple requisito necesario que cumplieron por obligación. En ocasiones, la falta de preparación es simple auto justificación del poco interés y esfuerzo para defender su matrimonio, pero en muchos otros casos resulta ser cierto que la preparación fue ligera o insuficiente, por lo que no se tuvo una base sólida para su consentimiento con pleno conocimiento de causa y por ello verdaderamente libre y válido.

2009 fue año de Pastoral Familiar y preparación del Sexto Encuentro Mundial de la Familias, por la importancia y trascendencia de sus conclusiones y exhortaciones, debemos analizar el por qué ya no se piensa seriamente en el matrimonio como origen de la familia cristiana sólida y estable, base única de toda sociedad actual. Este desconocimiento de no dar importancia al Sacramento, influye sin lugar a dudas en admitir la creciente tendencia al divorcio. En muchos casos los esposos aprueban sin reservas la idea de que el matrimonio puede terminar por cualquier causa, no es ni tiene por qué ser indisoluble, ya que ni siquiera valoran o piensan en la importancia de este concepto y se casan considerando que es válido terminarlo a voluntad.

El derecho a contraer matrimonio, los principios básicos de unidad y permanencia, los fines del bien de los cónyuges, como la procreación y educación de los hijos corresponden al derecho natural, son sus valores sociales y espirituales. Así lo reconocen sin reservas las sociedades monogámicas en los países de cultura occidental y aún en varios de la oriental. Sin embargo, ahora con frecuencia ceden ante el egoísmo y la comodidad, ya que desconocen o deciden ignorar las propiedades antropológicas y fines antes dichos, el carácter y la dignidad del matrimonio.

El Código de Derecho Canónico (en adelante las referencias al Código, se citan "CIC" y los cánones "c") se aplica exclusivamente al matrimonio entre católicos, pero es referencia obligada en el estudio del matrimonio ya que recoge y ordena los principios inmutables del derecho natural, como son el respeto a la libertad para casarse y la naturaleza misma de la unión conyugal.

Por esta razón cito al CIC que establece la necesidad de la preparación personal de la pareja para la celebración del matrimonio eclesiástico, sin enunciar los medios, y pide a los sacerdotes disuadan a los jóvenes sin edad o medios y responsabilidad suficiente de contraer matrimonio, por el riesgo natural de que fracase su relación por un consentimiento inmaduro o precipitado. Uno de los medios más importantes quizá, en orden cronológico el primero, es dar a conocer a los futuros esposos la esencia del matrimonio, no solamente la forma o rito para celebrarlo, ni solamente opiniones o consejos para una permanente y sana convivencia conyugal.

Es preciso y fundamental explicarlo con amplitud para que los novios reflexionen y entiendan que deben conocerse y amarse para lograr los fines primarios o naturales que son el bien común, mediante la ayuda cotidiana entre ellos, para la procreación y la educación de los hijos. Asi mismo, las propiedades esenciales de la unidad y la indisolubilidad, que veremos en el apartado IV. En síntesis, para los católicos, conocer, entender y aceptar el contenido de los C. 1055 y 1056 que incorporan los principios y bases del matrimonio en sí, el por qué y para qué se casan en y por la Iglesia, o sea para recibir el Sacramento del Matrimonio. Esta es la finalidad del presente trabajo.

Sí desea más detalles puede descargar el siguiente archivo: CONOCIMIENTOPARAMATRIMONIOAV.pdf

Galería

Visitas

0.png0.png0.png1.png0.png7.png7.png9.png0.png
Hoy45
Ayer72
En la semana322
En el mes1688
Total107790

En línea

2

Jueves, 21 Septiembre 2017 14:20