Los términos “Derecho” y “Jurisprudencia”

 Los términos “Derecho” y “Jurisprudencia” se toman como sinónimos, pero no lo son. La Jurisprudencia es una de las fuentes del Derecho, una parte de la ciencia jurídica.


Al igual que en el Derecho del Estado Mexicano, el Derecho Canónico tiene varias fuentes: la ley, la costumbre, los principios generales del derecho, la jurisprudencia, los concordatos con la Santa Sede, etc. Mientras la ley es producto del legislador, la jurisprudencia es producida por el juez, pero no por cualquier juez ni cualquier tribunal, sino sólo por aquéllos específicamente autorizados por la ley para crear jurisprudencia.
Según el artículo 126 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus sobre la Curia Romana, corresponde al Tribunal de la Rota Romana ser la instancia superior, proveer a la unidad de la jurisprudencia, y a través de sus sentencias, servir de ayuda a los tribunales de grado inferior.
La unidad de la Jurisprudencia que se atribuye a la Rota Romana, es una garantía de coherencia en la resolución de los litigios juridiciales de los tribunales inferiores, y una inspiración para sus resoluciones judiciales. Por lo tanto, en los asuntos de nulidad matrimonial: “hay que entender por jurisprudencia en estos casos exclusivamente la que ha promulgado el Tribunal de la Rota Romana” (Discurso de Su Santidad Juan Pablo II a la Rota Romana el 23 de enero de 1992).
En este mismo discurso, el Papa reconoce que la jurisprudencia no tiene valor de ley conforme al canon 16 §3, porque sólo obliga a las personas y afecta a las cosas para las que se ha dado: “Pero no por esto la obra del juez es menos relevante o menos fundamental. Si la actividad de juzgar consiste en hacer que la ley se aplique a la realidad, y por tanto, en poner en práctica en modo concreto la voluntad de la norma abstracta –aunque limitándose a los casos que se llevan a juicio-, no puede negarse la delicadeza de la función mediadora que el juez está llamado a cumplir entre el ordenamiento y los sujetos que se someten a él. La majestad abstracta de la ley –incluso de la ley canónica- sería un valor separado de la realidad concreta en la que existe y obra el hombre en general, y, en particular el fiel, si esa misma norma no se relacionara con el hombre para quien ha sido establecida” (Ibidem).
Por estas razones, sólo constituye jurisprudencia canónica para los casos matrimoniales la pronunciada por el Tribunal de la Rota Romana y sólo puede ser invocada para aplicarse a los casos concretos similares. El valor de la jurisprudencia rotal proviene, en definitiva, de la necesidad de administrar la justicia según parámetros iguales en todo lo que, precisamente, es en sí esencialmente igual.

En el Derecho Positivo Mexicano sólo constituye jurisprudencia la establecida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación –en Pleno o en Salas- y por los Tribunales Colegiados, y se requieren cinco sentencias ejecutorias no interrumpidas por otra en contrario, para que las decisiones de estos tribunales constituyan jurisprudencia (Artículos 192 y 193 de la Ley de Amparo).
Pero la Jurisprudencia Canónica no tiene un número específico de sentencias judiciales rotales para que se constituya como tal. Sólo se habla de “jurisprudencia constante”. El número de sentencias conformes puede variar respondiendo a la cuestión de que se trate, porque lo que importa, ante todo, es que la unidad de la jurisprudencia, encomendada a la Rota Romana, se finque en la adhesión a determinados principios (doctrinales, morales y jurídicos) que den coherencia en la resolución de los litigios judiciales. Por eso, una sola decisión rotal puede ser el fundamento para resolver un caso matrimonial en un tribunal inferior, siempre y cuando esta decisión sea coherente con la doctrina rotal adoptada para esos mismos casos.
Todo canonista debe ser consciente de la evolución de la jurisprudencia rotal y conocer las decisiones del Tribunal de la Rota Romana cuando menos de la última década.
Finalmente, la jurisprudencia rotal ha sido de enorme utilidad para adaptar la ley abstracta a las exigencias del hombre de hoy, su evolución ha sido el motor de importantes reformas a la ley canónica: “La jurisprudencia de este Tribunal, aún obrando dentro de los límites insuperables de la ley divino-natural, ha sabido prevenir y anticipar algunos estatutos canónicos, por ejemplo en materia de derecho matrimonial, que después fueron consagrados definitivamente por el código vigente.” (Discurso de Su Santidad Juan Pablo II a la Rota Romana el 23 de enero de 1992). Es de resaltar la influencia que la jurisprudencia rotal tuvo en la actual redacción de los cánones 1095 (sobre la incapacidad para contraer matrimonio) y 1098 (sobre el dolo).

Las sentencias de la Rota Romana se publican en latín y son consultables en: Sacrae Romanae Rotae: Decisiones Seu Sententiae, que es una compilación en varios volúmenes que se edita anualmente.
La Librería Editrice Vaticana ha publicado dos libros en italiano sobre la evolución de la Jurisprudencia matrimonial canónica, en los que canonistas distinguidos y jueces rotales comentan las distintas causales de nulidad matrimonial y exponen la jurisprudencia rotal vigente. Se recomiendan especialmente: “La Giurisprudenza della Rota Romana Sul Consenso Matrimoniale (1908-2008)”. Librería Editrice Vaticana. Studi Giuridici vol. LXXXIII (2009); y también: “La Giurisprudenza della Rota Romana Sul Matrimonio (1908-2008)”. Librería Editrice Vaticana. Studi Giuridici vol. LXXXVII (2010).

Galería

Visitas

0.png0.png0.png1.png0.png7.png7.png9.png0.png
Hoy45
Ayer72
En la semana322
En el mes1688
Total107790

En línea

1

Jueves, 21 Septiembre 2017 14:20